sábado, 8 de noviembre de 2008

¿Seguro que todo esta bien?

A Javier le han robado la bicicleta, a Ana el lapicero, a Carlos el borrador, a Jenny su cuaderno de estadística, a Carolina $2.000 pesos etc. Se podría llenar un cuaderno con casos similares que sucedieron esta semana. Viendo estas cosas, al menos YO NO PUEDO QUEDARME INDIFERENTE y por eso me surgen dos preguntas ¿Qué esta pasando entre nosotros? ¿Cuál es la solución?

1. Algo pasa.
Entre nosotros esta pasando algo malo, algo feo y me incomoda porque estamos hechos para la belleza, para lo bueno. Si en mi casa hay un bello ramo de flores, yo lo cuido y no lo quisiera dañar y creo que esta experiencia la compartimos todos; entonces ¿Porque existe esta fealdad, esta maldad, este pecado entre nosotros? La respuesta es fácil: Porque no se mira la realidad, no se mira lo que es bueno y bello; no nos damos cuenta que lo bello y lo bueno para mí es bello y bueno para los demás. No me doy cuenta que si me hago bien a mi mismo, le hago bien al otro.
Alguien que roba o quita las cosas, lo hace porque no mira su bien ni el de los demás, no ve que quitar es malo; es alguien que quiere satisfacer sus necesidades de manera fácil e instintiva. Pero en la vida todo tiene sus consecuencias, toda causa tiene un efecto, por eso si le quito a alguien, le hago mal porque si el lo tiene es porque lo necesita.



2. Hallar una solución.
Bueno y ¿La solución es no dar papaya? O ¿La solución es denunciar? Si la solución es no dar papaya nos volveremos unos aprovechados que solo esperan el menor descuido del otro; si la solución es denunciar nos volveremos unos desconfiados que siempre actuarán como detectives. Cualquiera de estas dos soluciones creará entre nosotros un colegio policivo y de la sospecha. No será una comunidad educativa de hombres libres. La solución no está en una formula, porque no basta un castigo, una nueva medida disciplinar; la solución está en aprender a mirar al otro como persona que también busca la felicidad. Es una mirada que aprender; una mirada que nos invita a ver la ley de causalidad. Esta ley nos dice que toda causa tiene su efecto, por eso somos responsables de lo que hacemos, por eso debemos construir no destruir, por eso el otro es una persona como yo; o si no ¿Donde está el sentido del respeto por el otro? ¿Dónde está el sentido de respeto por mi mismo?

Nota: En Colombia no dar papaya significa no descuidarse con las pertenencias personales en tanto se espera a que otro se descuide con lo suyo.